Estadios de la enfermedad

  • Asintomáticos: personas que no sufren ningún síntoma  pudiendo encontrarse en plenas condiciones de salud pero que pueden tener el virus y son potencialmente contagiosos. Son los más difíciles de detectar. Estas personas pueden mantener su actividad física regular manteniendo un equilibrio entre ejercicios cardiovasculares y de fuerza muscular.  
  • Leves: personas con dolor muscular, articular, dolor de garganta, malestar general, sensación diatérmica, dolor de cabeza, congestión nasal, cansancio, diarrea, nauseas…que por la situación epidemiológica en la que nos encontramos hay que interpretarlos como compatibles con el virus. Estos se suelen resolver en pocos días espontáneamente o con ayuda de algún fármaco antitérmico del tipo paracetamol. En este grupo podemos mantener también una actividad física acorde a la situación individual, siempre que no nos suponga un desgaste físico importante. 
  • Moderados: personas con fiebre (más de 37,5ºC), tos persistente, dificultad para respirar, diarrea prolongada (de hasta 7-10 dias). Estos pacientes deben tomar los tratamientos aprobados actualmente para el virus en domicilio sin requerir  de ningún soporte hospitalario para resolver el cuadro. Los síntomas pueden durar entre 7 y 10 días o  incluso 30 o 45 días  hasta su resolución completa. Este grupo se deberá vigilar muy estrechamente y debe estar sin realizar ninguna actividad física mientras duren los síntomas. En el caso de clínica respiratoria, se aconseja realizar fisioterapia respiratoria; y en el caso de clínica gastrointestinal, es importante mantener un adecuado nivel de hidratación y nutrición. Una vez resuelto el cuadro tendremos que realizar  un seguimiento personalizado para la recuperación. 
  • Moderados/graves: personas con fiebre alta, dificultad severa para respirar o un deterioro del estado general que obligue a la necesidad de un soporte hospitalario. La gravedad dependerá de la susceptibilidad individual, comorbilidad (enfermedades que tenga previamente) y situación física; pudiendo  padecer desde una neumonía leve hasta un cuadro de afectación multiorgánica que requiera de cuidados intensivos. En estos pacientes, es tal el desgaste al que  se ve sometido el cuerpo, que requerirán, a posteriori, un largo proceso de recuperación a todos los niveles.
  • Muy graves/críticos: pacientes que sufren el cuadro con tal afectación que requieren directamente de cuidados intensivos. Si este grupo finalmente consigue superar el virus, necesitará de una larga recuperación con la ayuda de un equipo multidisciplinar evaluando las posibles secuelas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar